Skip navigation

Category Archives: he tenido un sueño


* * *

hildegard von bingen : ave maria, o auctrix vite

franz schubert : schwanengesang : ihr bild

philip glass : akhnaten : epílogo

rachmaninoff : misa de vísperas : magnificat

henry purcell : the faerie queene : see, even night herself is here

bill evans trio : some other time

destino incomprensible el que sentenció a mi padre a mi madre. no lo culpo: yo también hubiera abandonado a esa pinche loca, y la abandonaría muchas veces en los años por venir. y luego, claro, llegué yo. lo que cualquier hombre puede soportar tiene un límite. supongo entonces que yo soy la razón de que se fuera. la culpa es mía. con todo, él hizo lo que pudo: cada año, relojito, me escribía. el pobre –ahora que pienso en lo que lo habré hecho pasar– rara vez recordaba mandarme aquellas postales, casi ilegibles, de una sola oración, trabajadas a media noche. pero como todas decían lo mismo, no importa tanto. se le perdona. la tormenta de nieve de que voy disfrazado a tu ciudad no acabará nunca y nunca llegará. creo que quería decir que en algún momento yo empezaría a notar que me estoy congelando, no traigo abrigo, no tengo a donde ir y me tambaleo hacia una nevada atroz que nadie alcanza a ver. creo que quería decir: el frío te hará ser lo que soy yo.

[franz wright]

* * *

mirel wagner : no death

 

y las voces de la prudencia me dijeron: calma. y el dios del tedio posó su mano sobre mi cabeza y añadió: hay más peces en el agua. entonces las aguas se abrieron: como de un bíblico machetazo, como si un rostro invisible celeste soplara sobre el turbio océano anónimo sobre el que nadaba nuestra balsa. y nuestra balsa cayó en las húmedas arenas del fondo de la tierra. y frente a mí, sacudiéndose de oxígeno, un pez, un último pez. corrí a tomarlo. moría en mis manos. lo puse en el cubo de madera. y las aguas volvieron lentamente a su lugar, pero sin vida: alguien, una voz, un lejano mandato, había matado a todos los habitantes. restitución: coloqué el pez en el agua como quien coloca un listón sobre una mesa. flotaste en el mar muerto. tu cola se sacudió. desapareciste.

* * *
clic derecho :·: descargar
major lazer (feat. amber of dirty projectors) : get free

listen:

 

gabriel, niño, bisílabo gabriel:
a veces el mundo se consume como este tabaco
en los pulmones. le pido al señor
que estés exento, mas no me hará caso.
hazme caso tú: no te permitas la extinción.
sé lo que te digo: tengo los años.
a veces las cosas no están en tu poder
casi nunca, casi nada.
espera el milagro y la cosecha,
despierta temprano.
sé –porque así me lo dijo
tu profesora, quien también es bruja,
porque así lo anticipan tus canciones favoritas–
que habrás de enamorarte demasiado:
enuncia su nombre, díctalo en su boca,
no te detengas, pero que su ausencia
no sea la causa de tu destrucción.
cabe decir: será tu destrucción
–y, sin embargo, sabe lo que sigue:
despertarás
despertarás
y tus mejores años habrán pasado.
despertarás pero con esa extraña sensación
de que todo ha sido un sueño
de que ya es de mañana –incluso a las cuatro de la tarde,
con largo aliento roto de tabaco–
de que no eres un trozo de carne abandonado
por las fieras que te devoraron
(tú serás las fieras)
sino su breve pausa,
su breve pasto.

* * *
clic derecho :·: descargar
neil young : hangin’ on a limb

 

anoche tuve un sueño.
miento: fue la noche aquella
cuando nos conocimos.
en este sueño de diamante roto
nuestro mundo
                            era
                                    nuestro mundo
mas luz no había: faltaban petirrojos.
tú bien sabes lo que son los petirrojos
en el diccionario de mi mente.
y la noche y el silencio
duraban lo que duran los milenios.
cuando así tan de repente:  v   o    l    a    b    a    n
miles de manchas de arcilla
cegadores cantos emplumados petirrojos
que algún anciano había soltado
para iluminar el imperio herido.

fuel amor
el simple amor
el que sonaba las tantas campanas
de la diferencia.

y aquí, bajo tu luenga cabellera,
mi deber es avisarte:
estaremos en problemas
si se van los petirrojos.

descargar : mediafire
perfume genius : take me home

 

y bien: el mundo está en las ruinas mientras nado. cuándo debí morir me he preguntado. dónde debimos casarnos. en kurama o en yakushima, en la cresta de cedros milenarios. o en ese barecito de kioto donde vimos a una geisha como si fuera la única mujer posible. nuestra juventud. también pudo ser en el nozomi, cuando mil millones de kilómetros por hora no pudieron contra nuestras poderosas moléculas purísimas. estuve a punto de hacerlo, pero no sé cuándo. o en tu cumpleaños. o después de tomartesa foto en akihabara, tú tan saturada de luces y gritos y juguetes chinos, pero siempre sonriente. no sé cuándo. he olvidado tantas cosas. ojalá vieras el peso desas cuatro palabras: he olvidado tantas cosas. quizá, también, pudo ser la noche previa a la migraña, mientras dormías a dos metros de mi trabajo, de mis lecturas. quizá debí susurrarlo y habrías soñado con todos los viajes que faltaban. qué dejamos en japón: ¿qué fue? ese sueño habría terminado en nuestra muerte, la que imaginaste para nosotros: ancianos, abrazados y dormidos. y abrir los ojos, jóvenes de nuevo, frente al oficial de aduanas del aeropuerto de narita, ese gran tipo que nos dijo bienvenidos. tengan un buen viaje.

descargar : mediafire
julianna barwick : never change

ahora ya no sé cómo le hacíamos
pero siempre encontrábamos la forma
de buscar la manera de encontrarnos.
te soñé la otra vez en tu sillón
tomándote tu té, y esos duraznos
(contigo nunca faltan los duraznos),
naturaleza muerta en el mantel,
detenidos en nuestro tiempo juntos.
¿dónde andas estos días? hoy, ¿qué haces?
desde este nuevo tiempo te saludo.

* * *

clic derecho :·: descargar
dënver : los adolescentes

listen:

(12 monkeys, minuto 120)

I
Hay un hombre marcado
por una imagen de la infancia.
La escena que lo inquieta y no comprende
hasta mucho después, años después,
sucede días antes de la Gran Epidemia.
Una escena violenta.
Domingo en Filadelfia. El aeropuerto.
El sol helado al fondo de la pista marca al niño cuya historia es esta historia.
Y una mujer, su cara.
Nadie sabe qué cierne la memoria,
qué separa un recuerdo de los otros:
recuerda el niño el sol y a esa mujer,
olvida que hubo un arma y un disparo,
una persecución y que hubo gritos
y un hombre vagamente familiar.
En cuartos deslavados bajo un foco
macilento, ahogado en el sillón
entre cuatro paredes amarillas,
en el tiempo del hambre y la epidemia,
debajo de ciudades derribadas
pobladas de animales y de momias,
encarcelado, esclavizado, dado por loco,
esa mujer, su cara,
va a servirle a ayudarse a vivir,
va a servirle a ayudarse a vivir.

II
Entonces era aquí.
Aquí estuve viniendo desde siempre:
1915
o noventa o noventa y seis
2030 o 40…
He viajado en el tiempo, he visto gente
en trajes transparentes ir de un año
a otro a otro a otro en unas horas,
he visto la metralla
de los confederados
y he guardado una bala aquí en el muslo,
he visto la ciudad invadirse de tigres,
he visto al oso pardo
derribar las estatuas de los hombres
y pienso ahora:
qué cosa más extraña verte aquí,
mi similar, mi hermano, James,
di, ¿cuántos años tienes?,
¿qué año es este?
Yo vi una vez a un hombre
morir en una sala de aeropuerto,
ahora en esta sala lo recuerdo,
todas las salas una misma sala repetida
interminablemente,
lo vi o lo soñé?, ¿te estoy soñando a ti,
James Cole, o tú me estás soñando a mí?
¿Y la sala y la sangre en la camisa?
Mi aliento sabe a sangre, ¿estás soñándolo?
Siento una multitud. Somos nosotros.
James Cole, no estás soñándome: recuerda
somos nosotros,
y soy yo quien te implanta esta memoria:
olvídame a mí, James, pero no a ella,
debajo de ciudades demolidas
no olvides nunca el rostro
suspendido en el sol de este domingo,
de este día futuro que está ahora
sucediendo por siempre en el pasado.
Interminablemente. Interminablemente.

III
Domingo en Filadelfia.
El viajero en el tiempo James Cole piensa:
“Yo estuve en esta sala de aeropuerto”,
y mientras se desangra comprende que ya es hora
de dejar de pensar en esta tarde.

* * *

clic derecho :·: descargar
cfcf : half dreaming (reprise)

listen:

[apareció en picnic: futuristas]

anoche tuve un sueño muy extraño. un salón tristísimo, blanco, decorado para una fiesta. la gente estaba disfrazada de animales disfrazados de seres mitológicos. gente y disfraces no se superponían: se confundían. el que estaba disfrazado de perro disfrazado de minotauro me decía: “alonso, tú puedes ver lo que tú quieras, pero primero te tienes que despertar”. haciendo un esfuerzo desperté a esta misma cama vacía de casi todo pero no de mí: yo puedo ver lo que quiera. cerré los ojos y pensé en un domingo que cogimos en tu casa, hacía calor y me abanicabas para refrescarme la frente; cuando salí el cielo era azulísimo –como si no fueran las seis de la tarde: quiero ver ese cielo. abrí los ojos y en el techo del cuarto pendía un gato muerto y podrido todo rodeado de moscas. me despertó el teléfono y mi padre, que es manco, me llamaba desde méxico para decirme: “hijito, tu madre y yo quisimos criarte con amor; lamento mucho cómo terminaste.” pensé: “ojalá que yo pueda decirle lo mismo a mis hijas”, y entonces me desperté de verdad. yo creo que tenía fiebre.

* * *

clic derecho :·: descargar
bodies of water : one hand loves the other

listen:


– he tenido un sueño.
– dímelo.
– tomábamos un tren hacia el futuro. era el tren de las doce de la noche. el viaje era largo.
– ¿qué tan largo?
– era invierno. hasta que saliera el sol. lo abordábamos sin prisa. una vez arriba, tenía otro sueño: que el tren nunca partía.
– ¿veías algo? ¿cómo era el paisaje?
– ¿en mi sueño o en mi otro sueño?
– en el primero.
– siempre de noche. solo las luces de las casas, pero las casas estaban solas.
– eso es bueno.
– llegábamos. eran las siete de la mañana: antes de lo previsto. aún era de noche.
– ¿y entonces?
– tomábamos nuestro equipaje. bajábamos del tren. entonces estaba solo, en la esquina de la casa de mis padres.

clic derecho :·: descargar
warpaint : undertow