Skip navigation

no en silencio pero poco a poco: el juego se puede llamar como las abejas; se juega con la misma diligencia. pierde quien pierde la sonrisa – mirada gacha o no; cabello entorpeciendo la mirada o no – pero más pierde quien pierde la cordialidad. más aún: castigo si se olvida la palabra exacta: coloca esa ficha como una flor en un florero en una mesa en un rincón que no todos ven pero quienes lo hacen… [completar esta oración es parte indispensable del juego].

amarse como un florero.

será el tablero un cuarto espacioso – tuyo · mío · nuestro · de un imparcial: nunca de nadie más: ni padres ni amigos; nada de ancianas protegiendo los hijos que nunca tuvieron. un cuarto con el viento. sin chismes ni mirones. hacer el amor en el suelo. en el tablero se conocerán las insomnes perversiones: se inventarán nuevas. el ejemplo del hombre que deseó mirar un líquido tibio y vivo corriendo desde su escote hasta su vientre hasta su entrepierna hasta formar un pequeño charco fundacional. ese hombre podría ser yo.

permítanse decir te amo, y ámense. permítanse decir textraño, pero no sextrañen: no contraigan también ese matrimonio: el de la distracción, la temblorina, la repetición. lenguaje de señas: se vale. mirar una película y platicarla hasta las tres de la mañana: se vale.

ganan aquellos que descubren infinito el juego.

clic :·: mediafire
lee hazlewood : your sweet love

One Comment

  1. Hello there, just became aware of your blog through Google,
    and found that it is truly informative. I’m going to watch out for brussels. I’ll be grateful if you continue this in future.
    Lots of people will be benefited from your writing.
    Cheers!


One Trackback/Pingback

  1. […] vengo de una larga jornada imaginando una novela. (una telenovela, para ser exactos). se trata de paula y daniel. ella es rica y él es pobre. ambos bailan y lo que no bailan se lo dicen. o se besan. se quieren como nos quisimos: a escondidas. se buscan cuando nos buscamos: de madrugada. ‘daniel va saliendo de la fiesta cuando recibe un mensajito: “¿ya ves que no se me olvida tu número?” y pienso en los amantes que fueron verdaderamente grandes. romeo y julieta, claro, pero también anna y oliver, que se supieron sin decir palabra alguna; ed (short for edwina! turn to the right!) y h.i. mcdunnough (“call me hi”). (“eran los días felices eran los días de verdor”) sera y ben (¡cage de nuevo!); lara y zhivago recriminando lo inrecriminable; jack twist, ennis del mar: ellos también en silencio. o los frescos de piero a la luz de una bengala y hana enamorada para siempre. su juego se llamaba como las abejas. descubrieron infinito el juego. […]

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: