Skip navigation

casa, mi. los metros pocos pero bien ordenados que nos correspondían a ti y a mí; el espacio de los libros robado por colores, paulatinamente no de golpe, a los libreros (al final seguía sobrando espacio); la cocina y sus ritos menores; la falsa chimenea contigo en posición de firmes, el primer día de clases, preparada para la vida; la cama petrarquiana como campo de batalla pero en ella el hueco entre tus omóplatos: un meandro donde el sol puede descansar del maldito día neoyorquino, del calor imposible, del tren Q, que es arbitrario, del sudor o la tormenta; el futuro (miedo o esperanza), que es como de arena; tú: de frente, de tres cuartos, dormida, gritando, gritando dormida, en primer plano. y, bueno, ahora tengo dentro un hoyo del tamaño de una casa.

* * *

clic derecho :·: descargar
la lupe : bring it on home to me

listen:

2 Comments

    • Damián
    • Posted October 9, 2011 at 10:06 pm
    • Permalink

    Y cómo hacer para evitar sentir ese hoyo. existe alguna manera Maestro Alonso ?
    :(

    • Cecilio vilchis
    • Posted October 10, 2011 at 9:58 pm
    • Permalink

    no


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: