Skip navigation

niño amado

–comienza fénix su discurso, dirigiéndose a aquiles, de quien fue tutor y guardián–,

te quise con el alma
y tú, divino aquiles,
no querías que nadie sino yo
te llevara al banquete
y no probabas en salón alguno
bocado de la carne hasta que yo
la cortaba en pedazos para ti,
te daba esos cubitos en la boca,
sostenía tu copa, y cuántas veces
mojaste mi camisa con el vino,
velocísimo aquiles
–blanca camisa
como blanca es la nieve
antes que la jauría
la manche con la sangre del cervato–,
o escondiste mi toga en el jardín,
travieso aquiles,
así te quise yo y pensé mil veces
ojalá que este niño me quisiera
como lo quiero yo
que nunca tuve un hijo de mi sangre,
aquiles,
hijo de tetis y peleo.

(fénix entonces le pide a aquiles, por el recuerdo de esos días infantiles, que aplaque su ira pero aquiles dice: no.)

* * *

download :·: yousendit
altyrone deno brown : sweet pea (chicharito)

One Comment

  1. el texto: ilíada libro 9, 487 etc; la foto, shorpy.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: