Skip navigation

[nota: ya había posteado este poema, hace años, en otro blog.
pero tengo que volver a hacerlo por este hallazgo increíble:
vincent price recita ode to the west wind de shelley. bájenlo. en serio.]

clic derecho :·: descargar
vincent price : ode to the west wind (shelley)

* * *

viento salvaje, aliento del otoño,
invisible presencia que se lleva
hojas fantasmas que huyen de un hechizo,
color rojo exaltado, negras, pálidas,
la muchedumbre de la peste, viento,
son semillas aladas que tú llevas
a un lecho hundido no sé dónde, frío,
son cadáveres, viento, mas tu hermana
azul, la brisa de la primavera,
alzará su clarín sobre la tierra,
semillas cual corderos pasten aire,
la tierra está dormida, mas entonces
matices y colores y colinas,
creador y destructor, avanza, escucha;

en tu fragor, en conmoción celeste,
las nubes se desprenden, sacudidas
del cielo que es un árbol, un océano,
son ángeles del trueno y de la lluvia,
se acerca una tormenta y su cabello
se extiende en tu telar azul, aéreo,
es ménades feroces que recogen
su cabello brilloso, así se ven
del horizonte a lo alto del cenit,
así se ven, oh réquiem por el año,
ésta es la última noche, éste el sepulcro,
toda tu fuerza está aquí congregada,
tu fuerza de vapores, ahí viene
la lluvia negra y el granizo, escucha;

el mar insulso estaba bien dormido,
azul, mediterráneo, y tú llegaste,
viento, y lo despertaste: ven, levántate
del sueño de corrientes cristalinas;
te alzaste a quién le importa dónde, viste
cuartos, torres, palacios y dormían
y los viste dormir entre las olas,
viste el musgo y las flores en racimos,
la piel se enchina apenas de pensarlo,
por ti se hundió el atlántico y abajo
las algas se quebraron y los árboles
del fondo, todo se privó de sí,
tu voz se oía, daba un miedo gris,
todo temblaba ante tu paso, escucha;

que yo fuera una hojita que llevaras,
que yo fuera una nube y me arrastraras,
que yo fuera una ola y que temblara,
que tuviera tu fuerza incontrolable,
que fuera como tú, viento, y que fuera
un poco menos libre y que pudiera
volver a ser comò cuando fui niño,
que pudiera vagar como en el cielo,
que pudiera ganarte a las carreras,
no estaríamos, viento, combatiendo,
álzame, viento, soy nube, soy ola,
ya caigo en las espinas de la vida,
y sangro, me ata el grillo de las horas,
como tú soy indómito y veloz;

como es el bosque sea yo una lira,
caen mis hojas, caen las de un bosque,
y ahora ese tumulto y su armonía
van a tomar de ti y de mí un muy hondo
ritmo, un ritmo de otoño, triste y dulce,
ay arduo espíritu, sé tú mi espíritu,
seamos los dos uno, impetüoso,
esparce por el mundo el pensamiento
como hojas ya marchitas que dan vida,
encanta a quien se deje con mi verso,
esparce mis palabras, son cenizas
y son chispas, la tierra está dormida,
despiértala, que suene tu trompeta:
tras del invierno está la primavera.

* * *
clic derecho :·: descargar
vincent price : ode to the west wind (shelley)

One Comment

  1. la foto es de un conocido nuestro, otoñal como nosotros, jonathan levitt.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: