Skip navigation

llegamos al pueblo que le dicen morisco y había allí ídolos rociados con sangre de los nuestros; había dos caras que los salvajes habían desollado y adobado los cueros como de guantes, y las tenían con sus barbas puestas, y ofrecidas en unos de sus altares; había una iglesia de las nuestras y ahí veinte, treinta hombres nuestros, con los cueros cabelludos arrancados, vestidos como mujeres, caían sobre ellos los rayos del sol porque los paganos habían roto los techos de la iglesia; había cuatro cueros de caballos curtidos muy bien aderezados que tenían sus pelos y sus herraduras, colgados y ofrecidos a sus pestilentes ídolos. y en el mármol de una casa había esto escrito con carbones: aquí estuvo preso el sin ventura de alonso ruvalcaba con otros muchos que traía en mi compañía.

* * *

One Comment

  1. la imagen, alucinante, es un hallazgo de david maisel.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: